¿Qué adoptar?¿Un cachorro o un perro adulto?

¿Qué adoptar?¿Un cachorro o un perro adulto?

Una vez que nos hemos decidido a adoptar un perro como un nuevo miembro de nuestra familia hemos de determinar si queremos un cachorro o un perro adulto.

Ciertamente, un cachorro es adorable, todo ternura y cariño. Con esa mirada que nos ablandará el corazón y que nos impulsará a cuidar de él. Esos ojos grandes y redondos harán que estemos constantemente pendientes de él durante su primer año de vida. Además, también seremos responsables de su educación y comportamiento, y de nosotros dependerá su personalidad y sociabilidad posterior como adulto.

Un perro adulto también tiene sus ventajas y desventajas, ya que nos ahorraremos, por ejemplo, la fase en la que hemos de enseñarles a orinar, y haces sus necesidades fuera. También nos ahorraremos cuando comienzan a “echar los dientes” con su continuo roer todo lo que encuentra (muebles, zapatos, etc.) si no estamos atentos. También es posible que el perro adulto necesite una reeducación (dependiendo del entrenamiento anterior que haya tenido) y un tiempo de adaptación a su nueva familia.

Para ayudar a decidirnos entre un cachorro y un perro adulto vamos a ver una serie de factores.

El primero y, probablemente, el más importante es el tiempo.

Hemos de tener en cuenta que el cachorro nos va a requerir más tiempo de dedicación. Va a necesitar una supervisión prácticamente constante durante su primer año de vida, tendremos que salir cada poco tiempo de casa para acostumbrarle a hacer sus necesidades en la calle y, además, tendremos que estar muy pendientes de su educación. Así pues, podemos concluir que si trabajamos en casa o nuestro horario laboral nos lo permite,  un cachorro podría ser buena opción. Sin embargo, si no dispondremos de tanto tiempo sería preferible la adopción de un perro adulto (mayor de un año).

En segundo lugar y muy ligado a lo anterior tendremos que considerar nuestro ritmo de vida. Si somos una persona sedentaria que nos gusta permanecer mucho tiempo en nuestro hogar un cachorro es una muy buena opción. Si, por el contrario, nuestra agenda social está muy apretada, y debido a las dificultades que a veces tienen la entrada de los perros en según qué lugares, sería más conveniente la adopción de un perro adulto.

Otro punto a considerar es si tenemos niños y la edad de éstos. Si nuestros hijos son bebés es preferible un perro adulto, que sepamos que no pueda dañar accidentalmente al bebé, durante sus juegos y debido a su torpeza. En cualquier caso, es muy conveniente para los niños criarse con perros, aprendiendo a desarrollar valores como la amistad, responsabilidad, etc. así como disponer de un compañero fiel y leal.

Créditos imagen: http://cdn.sheknows.com

Artículos relacionados:

La adolescencia en los perros

Los cambios de apetito en el perro

Cómo alimentar adecuadamente a un cachorro

No restregar el hocico del cachorro sobre su propio pis

Cómo evitar que el perro muerda zapatos y otros objetos

Puntúa este artículo:

VOTOS: 1 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 1207

Commentarios