Por qué nunca debes de pegar a tu perro

Por qué nunca debes de pegar a tu perro

El gran divulgador científico Isaac Asimov escribió en una de sus novelas la siguiente máxima: La violencia es el último recurso del incompetente. Y, efectivamente, vemos incompetencia todos los días en el telediario: gobiernos y todo tipo de colectivos emplean la violencia como forma de solucionar los problemas cuando, en realidad, están creando otros nuevos y agravando los primeros.

En la educación y convivencia con un animal de compañía (y a veces incluso con otros personas) el empleo de la violencia para corregir o castigar un mal comportamiento se ve, tristemente, de forma cotidiana. Se trata de un error muy común que los dueños de perros suelen cometer, a menudo más por desesperación que por falta de cariño o respeto: intentan corregir una mala actuación con castigo corporal que producen daño en el animal.

Lo primero que tenemos que dejar claro a la hora de reprender a nuestro perro es que el objetivo no es hacer daño al animal, el objetivo es que ENTIENDA que ha tenido un mal comportamiento y que está siendo reprobado por el líder de la manada. Repetimos, el objetivo es que el animal COMPRENDA qué ha sido lo que ha hecho mal para no volver a realizarlo.

De nada sirve, igualmente, reprenderle (con castigo corporal o sin él) horas después de ocurrido el desaguisado, hay que reprenderle, hacerle comprender, EN EL MISMO INSTANTE EN QUE OCURRA y, seguidamente, si es posible, darle la oportunidad de comportarse de la manera adecuada y, en ese instante, recompensarle positivamente.

Es muy usual ver a un amo llamando a su perro para que vaya a su lado y, cuando finalmente éste vuelve el amo le regaña o le pega con la correa o le golpea con la mano, recibiendo el perro un mensaje contradictorio acerca de si tenía que volver o no. Lo que hay que hacer cuando el perro vuelve es, precisamente, todo lo contrario, recompensarlo cuando conseguimos acceder a él para que acepte como algo positivo el responder a nuestra llamada. Esa recompensa puede ser con frases del tipo: "Muy bien, chico", etc. o incluso con golosinas o juegos.

Créditos imagen: http://news.images.itv.com

Artículos relacionados:

No restregar el hocico del cachorro sobre su propio pis

La imprescindible disciplina de los perros

Qué hacer si el perro se escapa

La adolescencia en los perros

Las emociones en los perros: ¿realidad o humanización?

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 3282

Commentarios