Por qué no dar huesos a los perros

Por qué no dar huesos a los perros

Existe la creenciapopular muy extendida de que es natural en los perros roer o masticar huesos. Vemosrepresentaciones de perros felices con un hueso en películas, dibujos animados,cuadros, grabados, etc.

No obstante, no porextendida, esta creencia es cierta. De hecho los huesos son muy nocivos para los perros y el dejarles que losmuerdan y mastiquen es una práctica peligrosa y que causará graves daños ylesiones.

Hemos publicadoartículos sobre cómo alimentar correctamente al perro, incluso de los alimentosque eran peligrosos, en el que ya mencionamos de soslayo el tema de loshuesos (de este tema incluso publicamos una infografía).

Es cierto que poco apoco va calando en la gente que loshuesos de pollo son peligrosos porque se astillan muy fácilmente, pero aúnla mayoría piensa que huesos grandes, como un hueso de jamón o los que se echanen el cocido, son seguros. Sin embargo, hemos de aclarar que ningún tipo de hueso es aconsejable (ni grandes, ni pequeños, nide jamón, ni de pollo): su uso es un pasaporte casi seguro al veterinario, congrandes posibilidades de precisar cirugía y con gran riesgo de muerte para el animal.

Debemos acostumbrarnosa dejar que los huesos de nuestra comida hemos de tirarlos de forma que queden siempre fuera del alcance de nuestro perro, si es en la bolsa de la basuraque éstos no la tengan a su alcance, o dejarlos en alto y echarlos en la bolsacuando esta vaya a ser depositada en el contenedor.
Los riesgos másimportantes que conlleva el darle un hueso al perro pasan por la obstrucción del tracto digestivo, estreñimiento, lesiones en dientes boca y lengua y peritonitis.

  • Obstrucción del tracto digestivo. Mucho más frecuente de lo que nos pensamos es el hecho de que un trozo de hueso pueda atascarse en diversas partes del aparato digestivo del perro. Así podemos encontrarnos con obstrucción del esófago, del estómago o intestinal (requiriendo en la mayoría de los casos cirugía y endoscopia). Igualmente, el fragmento puede atascarse en la tráquea, con un alto riesgo de asfixia y dificultades respiratorias.
  • Estreñimiento. Se trata de otro tipo de obstrucción, más leve que el anterior ya que suele solucionarse sin intervención, pero que es muy molesta y dolorosa. Es tipo de obstrucción a veces conlleva también sangrado del recto, por lo que puede ser muy peligrosa en este caso.
  • Lesiones en dientes, boca o lengua. Los huesos, especialmente los de jamón, son muy duros por lo que a veces causa rotura de algunas piezas dentales del perro. Los huesos que se fracturan fácilmente como los de pollo, por ejemplo, causan frecuentemente cortes en boca y lengua, produciendo abundante sangrado.
  • La peritonitis. Es una infección abdominal muy peligrosa producida por la perforación del estómago o el intestino de algún fragmento de hueso. Ha de ser tratada urgentemente en un veterinario ya que es potencialmente mortal.

Si queremos que nuestro perro se entretenga con algo sabrosoy suculento, pueda roer algo que leguste pero que a la vez sea seguro, existen en el mercado gran número devariantes, desde juguetesde silicona que se rellenan, los de cauchoduro tipo Kong, y snacks con forma de hueso elaborados en piel.

Créditos imagen: http://www.orchardspethospital.com

Artículos relacionados:

La importancia del pienso en la alimentación del perro

Cómo evitar que el perro muerda zapatos y otros objetos

La alimentación más adecuada para perros atópicos

10 alimentos prohibidos para los perros

Cómo alimentar adecuadamente a un cachorro

Puntúa este artículo:

VOTOS: 1 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 1982

Commentarios