No restregar el hocico del cachorro sobre su propio pis

No restregar el hocico del cachorro sobre su propio pis

La leyenda popular dice que la mejor manera de enseñar  al cachorro que no debe orinarse en el suelo de la casa, es regañarle mientras le restriegas el hocico por el charco que nos ha dejado en el suelo del  salón.

Partiendo de la base de que se basa en un sistema de enseñanza basado en el castigo totalmente desaconsejado por etólogos y adiestradores, además  aunque a nosotros nos parezca una acción desagradable, no le parecerá lo mismo al perro.

En libertad, los perros ingieren a menudo sus propias heces y las de otros animales, igualmente, olfatean con insistencia la orina de otros perros y frecuentemente, la lamen. Por ello, lo que a nosotros nos puede parecer desagradable a ellos puede resultarles delicioso. Así pues, frotar el hocico del perro en su propia orina no es ningún castigo para él. Aunque lo fuese no debemos castigarle y mucho menos pegar al perro.

La mejor forma de actuar al encontrarnos manchas de orina del cachorro es ignorarlas por completo en presencia del perro y limpiarla sin que él lo vea. Le sacaremos a pasear y le premiaremos (con caricias o frase amables del tipo “buen chico” o “¡muy bien!”) justo en el instante en que haga sus necesidades fuera de casa.  Es mucho más efectivo como método de enseñanza  una recompensa que un castigo.

Cuando dentro de casa observemos que el perro está a punto de hacerse pis, hemos de frenarle con un NO rotundo y llevarlo fuera (o en un lugar habilitado de la casa donde podamos permitirle hacerlo) y recompensarle al hacerlo.

Créditos imagen: http://1.bp.blogspot.com

Artículos relacionados:

¿Qué adoptar?¿Un cachorro o un perro adulto?

La adolescencia en los perros

Cómo alimentar adecuadamente a un cachorro

El correcto descanso de nuestros perros

Cómo evitar que el perro muerda zapatos y otros objetos

Puntúa este artículo:

VOTOS: 1 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 5104

Commentarios