No más perros envenenados en nuestras calles y parques

No más perros envenenados en nuestras calles y parques

Uno de los peligros más importantes que los dueños de perros nos podemos encontrar es la gente, de cerebro desquiciado y moral discutible, que tiene la afición de soltar comida con veneno para asesinar a nuestro más fiel compañero.

Para excusar su deleznable acción, utilizan las más peregrinas de las excusas, que si los perros son ruidosos, que si son sucios, que si me dan miedo (cuando lo más probable es que ninguno se le haya acercado lo más mínimo), me molestan (cuando los miran desde la terraza o la ventana), ladran (pues igual que tú hablas, él ladra), etc.

Muchas veces los venenos que utilizan son sustancias químicas nocivas, tales como, matarratas o anticongelante (me vais a perdonar que no ponga las sustancias que pueden usarse para envenenar perros para no dar ideas), pero la mayoría de las veces lo que hacen es introducir clavos, alfileres o poteras, para que al tragarlo el perro le desgarre el sistema digestivo produciéndoles profundas hemorragias que conducirán al perro a una muerte casi inevitable.

En un artículo anterior, hablamos de cómo actuar en caso de que tengamos la certeza o sospechemos que nuestro perro ha sido envenenado y, además de acudir lo más velozmente posible al veterinario hablábamos de la conveniencia de hacerle vomitar obligándole a ingerir agua con sal y darle unas pastillas de carbón activado.

En el caso de que el envenenamiento haya sido por objetos punzantes introducidos dentro de comida (trozos de carne, salchichas, embutido, etc.) no existe ningún remedio, digamos casero, que podamos aplicar por lo que es insustituible la asistencia de personal veterinario cualificado, es decir, lo ideal sería acudir inmediatamente a un hospital veterinario de guardia.

Por otro lado, también es imprescindible denunciarlo a la policía, para lo que recabaremos el mayor número de pruebas posibles: fotos de la carne envenenada, así como, del lugar donde fue encontrada, testimonios de personas presentes y que hayan visto cómo, efectivamente, esa carne estaba ahí, etc.

Dejadme daros un consejo: vigilad siempre a vuestro perro y estad muy atentos de las cosas que se lleva a la boca, sobretodo en zonas peligrosas (donde alguien haya discutido con otra persona por “culpa” del perro, donde nos hayan dicho que han echado veneno otras veces). Es muy importante que les enseñéis a no comer nada que no les deis vosotros, es decir, enseñadle a no comer nada del suelo, ni de ningún sitio, sin vuestra aprobación. Incluso, si es necesarios y tenéis el típico perro “aspiradora” que todo lo que ve se lo come / traga, no dudéis en ponerle un bozal.

Para acabar quiero lanzar un mensaje a los envenena perros aunque, probablemente sea clamar en el desierto: no dejéis cosas envenenadas por la calle, ni los parques. Si odiáis a los perros no lo hagáis por ellos, pero pensad que también estará al alcance de niños pequeños que también se llevan todo a la boca. ¿Estaríais tranquilos con la muerte de un niño bajo vuestra conciencia?

Créditos imagen: http://blog.espol.edu.ec

Artículos relacionados:

No dejes a tu perro atado en la calle

Basauri se moviliza contra el envenenador de perros

¿Cómo ayudar a un perro abandonado?

Reciclar a cambio de comida para perros abandonados

¿Es lícito ganar dinero a costa de los animales?

Puntúa este artículo:

VOTOS: 0 MEDIA: 0

VISUALIZACIONES: 690

Commentarios