No dejes a tu perro atado en la calle

No dejes a tu perro atado en la calle

Es una imagen muy frecuente en nuestras calles ver perros atados a árboles, farolas o señales de tráfico, generalmente en las puertas de los establecimientos, esperando (a menudo con claros signos de nerviosismo) mientras su dueño realiza algunas compras en dicho comercio.

Aun siendo, como decimos, una práctica común no por ello es aconsejable, es más se trata de algo que ningún propietario de perro debía plantearse jamás, ni siquiera aunque el tiempo que le dejamos sea muy corto, ni siquiera para una compra rápida, “ni un minuto”. Si no nos dejan pasar al perro al establecimiento, mejor ir a otro que sí nos dejen, o dejarlo en casa.

En algunas cadenas de supermercados han colocado unos “aparcaperros” a tal efecto, pero recomendamos encarecidamente que no se hagan uso de ellos.

El perro atado en la calle se encuentra nervioso y a la expectativa de nuestro regreso por lo que si tardamos comenzará con aullidos y ladridos lastimeros y, además, sus reacciones ante ruidos inesperados o ante el acercamiento de personas u otros perros pueden ser imprevisibles y, por lo general, poco amistosas. El perro al sentirse solo y atado, se verá acorralado ante la llegada de algún desconocido y, con gran seguridad, reaccionará con ladridos y gruñidos lo cual podría ocasionarnos más de un disgusto.

Además, el perro en esa situación, solo y atado, se encuentra totalmente indefenso ante cualquier desaprensivo que se sienta incómodo con su presencia. Recientemente, un perro atado en la puerta de una tienda en Santander falleció a causa de la agresión de un enérgumeno porque, según sus propias palabras, ladró a su perro.

También son frecuentes, mucho más de lo que nos podemos llegar a imaginar, el caso de rapto de perros atados en la calle, bien para ser vendidos, bien para servir de sparring a los perros de pelea (perros de razas grandes) o para que éstos se acostumbren a matar (perro pequeños).

Además, si el perro no está bien atado o bien éste de suelta, el perro puede vagabundear, intentar entrar en la tienda, con el consiguiente peligro de que se pierda o pueda causar problemas.

Créditos imagen: http://2.bp.blogspot.com

Artículos relacionados:

Qué hacer si tu perro se ha perdido

El juego en los perros

Basauri se moviliza contra el envenenador de perros

Cuándo y dónde entrenar a tu perro

Cómo afectan los petardos a los perros y cómo evitarlo

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 1991

Commentarios