La adolescencia en los perros

La adolescencia en los perros

Dependiendo de la raza y el tamaño del perro, éste pasa por algo parecido a la adolescencia humana en distintos momentos: en general, cuanto mayor es el tamaño del perro, más tarde se produce.

Hablamos de un período en el que el perro deja de ser un cachorro, pero aún no se puede considerar un individuo adulto. Si el perro joven no ha sido educado adecuadamente esta etapa puede ser realmente caótica para él, y sobre todo para sus amos (algunos autores hacen una analogía con la delincuencia juvenil). En la adolescencia canina, el perro ha de ser tratado con la célebre frase mano de hierro en guante de seda: hay que ser firmes pero cariñosos. Ya no podemos tratar al perro como a un cachorro mimado, ya que corremos el riesgo de que pretenda convertirse en el individuo alfa, el jefe de la manada.

En esta etapa, el perro frecuentemente “se hace el sueco” siguiendo algún olor o continuando con algún juego, ignorando nuestras llamadas. En ese momento hemos de seguir trabajando en la obediencia y nunca desfallecer o dejarlo por imposible.

De nuevo, al igual que con un humano adolescente, hemos de armarnos de paciencia durante esta etapa.

Créditos imagen: http://media.nowpublic.net

Artículos relacionados:

Los cambios de apetito en el perro

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 1919

Commentarios