Cómo salir a correr con tu perro

Cómo salir a correr con tu perro

Para los que nos gustan los perros pocas cosas hay más gratificante que poder compartir actividades con ellos y entre todas ellas destaca especialmente el salir a correr. Además, si tomamos unas sencillas precauciones será un ejercicio ideal para el perro y, también, por qué no decirlo nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento.

Es conveniente que, antes de decidir tomar como compañero en las sesiones de running a nuestro perro, le llevemos al veterinario para que compruebe que el perro no padece ninguna enfermedad o dolencia que haga poco recomendable para él este tipo de ejercicio tan exigente.

Además, el perro deberá tener más de un año para que sus huesos ya estén completamente formados y no sufran con el golpeteo del trote.

Igualmente, es preferible (y esto es aplicable tanto al perro como a nosotros) correr por una superficie blanda (hierba o tierra) en lugar de por asfalto, ya que éste puede erosionar las almohadillas de sus patas y dañar nuestras rodillas y otras articulaciones del aparato locomotor.

También hemos de adaptarnos al perro que tengamos, es decir, no es lo mismo llevarnos a correr a un bichón habanero o a un yorkshire que, por ejemplo, a un perro de agua español, por no mencionar que hay perros con los que, directamente, no podremos correr como un bulldog inglés (o francés) o un basset hound.

En general, el perro ideal para llevárnoslo a practicar running será de tamaño mediano o superior (de unos 40 cm de altura de cruz en adelante). Si el perro es más pequeño, como un schnauzzer mini o un West Highland Terrier podremos correr distancias no superiores a 3 o 4 kilómetros y a un ritmo no excesivamente elevado, ya que su zancada es muy inferior a la nuestra y requiere por su parte una frecuencia de paso muy alta, exigiendo un esfuerzo considerable. No es recomendable correr con un perro toy de menos de 5 Kg.

Una vez comprobado que nuestro perro es apto para una sesión de running, hemos de irle acostumbrado poco a poco a nuestro ritmo y  distancia: igual que nosotros no corremos el primer día 10 km o más de una hora, también hemos de ir entrenando al perro de manera paulatina.

Los perros más indicados para correr son ejemplares sanos de razas como el ya mencionado perro de agua español, pastor alemán, pastor belga, pointer, galgo, etc.

Las mejores razas de perro para correrDependiendo del tipo de carrera que vayamos a hacer y en qué condiciones climatológicas, serán más indicados unos perros u otros.

Así por ejemplo, si vamos a correr en invierno, con mucho frío, los más indicados son los huskys, malamutes, samoyedos y en general, perros nórdicos. Sin embargo, si se trata correr bajo altas temperaturas veraniegas hablamos del crestado rodesiano o el braco húngaro.

Si la carrera es a alta velocidad (por ejemplo yendo en bici) los perros más indicados son los galgos, whipet, pointer o pitbull.

Si se tratan de carreras a ritmo constante y largas distancias (más de 15 km) el bretón, labrador o el golden. Si además, estamos en un terreno irregular o con obstáculos, el border collie, el pastor belga o el alano español son los perros ideales.

En esta infografía a la derecha de este artículo, puedes ver las razas de perros más indicadas para el tipo de carrera a realizar.

Sea cual sea la raza y el tamaño del perro, además de, como ya hemos comentado, ir aumentando poco a poco el ritmo y la distancia, hemos de procurar correr cuando la temperatura no sea demasiado alta (al amanecer o al ocaso)  y por lugares donde el perro pueda tener acceso fácilmente a agua ya que se deshidratan muy rápidamente.

Hemos de llevarle atado con un arnés (nunca collar) si corremos por lugares en los que el perro pueda incomodar o causar daño a terceros o a sí mismo.

Si te llevas a tu perro a correr aumentará tu motivación y te ayudará a continuar ya que él no se detendrá hasta que tú se lo digas.

Además, beneficiará el vínculo entre ambos, mejorando la relación hombre/perro y por tanto, su comportamiento. Igualmente, será más divertido entrenar, ¿qué mejor compañía que tu propio perro?, por no hablar, de la sensación de seguridad y protección que nuestro perro nos otorga.

Por último, hemos de mencionar que tras acabar el ejercicio hemos de dejar que el perro se hidrate, se alimente y descanse adecuadamente. También hemos de estar atentos durante la carrera si el perro tiene sed, está cansado o tiene dolores (los perros también se lesionan) para aminorar el ritmo o directamente parar.

También, puedes optar por la práctica del canicross, una disciplina en la cual el perro tira de nosotros (de manera similar a como hacen los huskys con los trineos) de la cual hablaremos en un próximo artículo.

Créditos imagen: http://www.sicsa.org

Artículos relacionados:

Descubre qué es el canicross

El golpe de calor en los perros

Cómo combatir la obesidad en los perros

Cómo corregir la agresividad del perro frente a la comida

Viajar con perro en España

Puntúa este artículo:

VOTOS: 3 MEDIA: 4.33

VISUALIZACIONES: 5327

Commentarios