Cómo corregir la agresividad del perro frente a la comida

Cómo corregir la agresividad del perro frente a la comida

En un artículo anterior, comentábamos que la inmensa mayoría de los casos de agresividad de los perros ante personas u otros perros, estaba motivada por el miedo y la inseguridad y era razonablemente fácil de corregir.
Cuando la agresividad la refleja sobre la comida se debe básicamente al instinto natural de protección de la comida, instinto que le permitiría sobrevivir en el mundo salvaje. Dado que los perros han sido domesticados y conviven con las personas que les suministran alimento, ese instinto ha perdido funcionalidad, por lo que hemos de enseñarles desde cachorros que ya no necesitan defender su comida.

Para ese aprendizaje, hemos de procurar sobre todo en edades tempranas dar de comer al perro cuando no esté solo ni en un lugar apartado. Es importante que interprete como normal nuestra presencia y la de cualquier otro miembro de la familia mientras come. Hay que tocar al cachorro mientras come, moverle su plato, poner la mano en el comedero, en definitiva, hacerle ver como algo normal el que coma sin intimidad y, sobre todo, a de aprender que nadie le quiere quitar su comida. De ese modo no verá nunca como amenaza el que alguien se le acerque mientras come.

Si el perro ya se muestra agresivo defendiendo su comida, hay que comenzar un proceso de reeducación.

Realizaremos todo el proceso sin ninguna otra persona presente para no correr riesgos innecesarios. Comenzamos a educar al perro para que no responda de forma agresiva con la comida cambiando el lugar de la comida, procurando que sea un espacio abierto en lugar de un sitio apartado o un rincón.

Cogemos una pequeña parte de su ración de su comida favorita en la mano y echamos el resto en el comedero. Le ofrecemos lo que tenemos en la mano mientras le acariciamos y tranquilizamos cuando comienza a comer.

Al día siguiente comenzamos a hacer lo mismo, dándole algo de comida en nuestra mano y unas pequeñas cantidades en su comedero, que esta vez mantendremos sin apoyarlo en el suelo. De nuevo lo acariciaremos y hablaremos mientras come.

La cantidad en el comedero ha de ser pequeña para poder ir rellenándosela, de forma que el perro se acostumbre a que le quitemos el comedero para echarle más comida.

El siguiente paso es hacer lo mismo pero con el plato en el suelo: echamos una pequeña cantidad de comida, y cuando se vacía, cogemos el plato y lo rellenamos.  Una vez que el perro acepta todo el proceso sin ningún gruñido ni atisbo de agresividad podemos dejar que comience de nuevo el proceso otro miembro de la familia. Es importante que lo hagan distintas personas para que el perro perciba que todo el mundo es amigo.

Créditos imagen: http://dogs.thefuntimesguide.com

Artículos relacionados:

Cómo corregir la agresividad del perro frente a los extraños

Por qué nunca debes de pegar a tu perro

La Protectora de Animales de León realiza más adopciones que ingresos

Mastín leonés o mastín español

Cómo evitar que el perro muerda zapatos y otros objetos

Puntúa este artículo:

VOTOS: 0 MEDIA: 0

VISUALIZACIONES: 3301

Commentarios