10 alimentos prohibidos para los perros

10 alimentos prohibidos para los perros

El perro es un animal omnívoro como los humanos, pero a diferencia de éstos la base de su alimentación no son los hidratos de carbono, sino las proteínas; esto es, el perro es un animal omnívoro con un fuerte componente carnívoro.

Por ello, porque el perro es omnívoro, porque “come de todo” como nosotros, tendemos a pensar que lo que es bueno y sano para nosotros también lo será para él. Que lo que es un placer o algo exquisito para nosotros también lo será para él.

Sin embargo, esto no es así, al menos la primera parte, la referente a lo que es sano para nosotros también lo es para él. Como hemos comentado ya, la alimentación del perro está basada en proteínas y no en carbohidratos, por lo que la masiva ingesta de éstos acarreará problemas a nuestro perro, por ello, hemos de tener precaución cuando le demos pan, por ejemplo.

Si le damos a nuestro perro un trozo de pan duro (muy beneficioso para su dentadura) de, digamos, una tercera parte de una barra es como si nosotros nos comiésemos una barra y media, o sea, una cantidad excesiva, con un riesgo muy alto de obesidad.

Además de eso, hay alimentos muy sanos y cotidianos para nosotros que son nocivos e incluso tóxicos para nuestros patudos amigos o que, en el mejor de los casos, no les reportan ningún beneficio.

A continuación mostramos una lista con 10 alimentos comunes para nosotros pero tóxicos o no muy recomendables para ellos. Podríamos llamarlos alimentos prohibidos:

  • Leche.- Los perros (una vez dejan de ser cachorros) carecen de enzimas para metabolizar la lactosa, por lo que la ingesta de la misma les pueden provocar problemas intestinales, diarreas y vómitos.
  • Alcohol.- Ni como broma hemos de darles alcohol a los perros: una pequeña cantidad puede producirles pérdida de estabilidad y coordinación, agresividad, nerviosismo, y una cantidad mayor puede inducirles incluso un coma.
  • Ajo.- El ajo contiene tiosulfato, una sustancia que puede provocar anemia hemolítica por pérdida de glóbulos rojos.
  • Chocolate.- Contiene teobromina que es metabolizado por los perros muy lentamente, dando lugar a que se acumule y pueda producir vómitos, diarreas, temblores, taquicardias e incluso, ataques cardíacos.
  • Patatas crudas.- La piel de las patatas o si éstas están verdes contienen  solanina que pueden provocar diarrea, convulsiones, Irregularidades cardiacas y diversos desórdenes neurológicos. Lo mismo ocurre con los tomates.
  • Huesos.- En la cultura popular está fuertemente arraigado el uso de huesos como premio para los perros, pero sobre todo si son de pollo, estos pueden romperse y astillarse produciendo perforaciones en el intestino y en el estómago.
  • Cebolla.- El mismo caso que el ajo. Contiene tiosulfato.
  • Nueces.- El alto contenido en fósforo de las nueces puede provocar cálculos renales y viliares, debilidad muscular, temblores e hipotermia.
  • Pasas y uvas.- Producen en el perro insuficiencia renal.
  • Aguacate.- Su alto contenido en grasas vegetales puede provocar pancreatitis.

No obstante la lista anterior, tampoco conviene alarmarse en exceso, debido a que las cantidades necesarias en la mayoría de los casos para producir toxicidad son altas. Lo que tenemos que tener es la suficiente precaución para que no se produzca una ingesta descontrolada de estos alimentos prohibidos.

Créditos imagen: http://www.dogquestions.org

Artículos relacionados:

Cómo hacer una dieta variada para tu perro

Cómo alimentar correctamente a tu perro

Cómo alimentar adecuadamente a un cachorro

Por qué no dar huesos a los perros

Cómo tiene que ser la alimentación del perro

Puntúa este artículo:

VOTOS: 2 MEDIA: 5

VISUALIZACIONES: 2184

Commentarios